Sobre mi

Hola,

Soy Manuel De La Fuente, ilustrador y periodista, desde pequeño quise dedicarme al dibujo, todo aquello que rodea a este arte. Me expresaba mejor dibujando, que con la palabra. Después de mis estudios de Bachiller, ingresé en la Escuela de Arte de mi ciudad, donde me formé a nivel profesional dentro de las Artes plásticas y la Ilustración. Actualmente estoy estudiando Periodismo en la Universidad de Valladolid, por qué crear contenido es comunicar, compartir y descubrir otras formas de pensar. La cultura y el arte es mi pasión.

Desde entonces y hasta ahora, mi camino, mi trabajo ha ido creciendo. En el número de clientes, como la cantidad de proyectos personales que he ido culminando. Con exposiciones colectivas y personales. Algunos premios recibidos en varias disciplinas, e incluido en publicaciones del medio gráfico y con editoriales donde ilustro obra ajena y publico mis trabajos.

En cuanto a la hora de trabajar, estoy especializado y desarrollo mi trabajo con una técnica para llegar al máximo creativo. En concreto con el lápiz de grafito, la tinta y la acuarela. Soy ilustrador de una belleza alternativa, fuera de cánones, mis musas son la forma de expresar los sentimientos universales que tiene el ser humano. Dibujo palabras y escribo ilustraciones. Mi inspiración nace trabajando. Expreso mi mundo interior, las cosas cercanas y las extrañas, todo aquello que me hace coger el lápiz sin un prejuicio impuesto. Muchas veces cuando llega la inspiración todo fluye, casi sin por qué. El lado oculto de la vida, aquello que nadie quiere decir y expresar, la belleza se esconde en la oscuridad. Una idea, una crítica, una herida o simplemente un sentimiento u opinión. La perfección es aburrida. Soy especialista en retratos, capturar el alma y la esencia del ser humano es algo grande.

En mi quehacer artístico desde la ilustración, qué no la entiendo a la manera tradicional, no es sólo como un complemento de la literatura u otras obras artísticas, sino como un medio de expresión autónomo que se justifica como un fin en sí misma. La belleza de la ilustración no se fundamenta en lo estético, sino en su función y capacidad de comunicar y expresar.

www.manuelsart.com
_